I M O

DE

INSTITUTO

MUNDIAL

ORGANIZACIÓN

LA ORGANIZACIÓN ENTENDIDA COMO CIENCIA NATURAL

LUGARES Y SERVICIOS POR CONTINENTE

SERVICIOS INTERNACIONALES

EUROPA

ALEMANIA

AUSTRIA

ESPAÑA

FRANCIA

ITALIA

REINO UNIDO

OBSERVACIONES:

Europa contiene cientos, incluso miles de locaciones excepcionales para organizar eventos, sin embargo los rasgos culturales y el exceso de oferta turística, hacen de la industria de la hospitalidad un destino prostituido, limitado en cuanto a la calidez de las personas y con reglas de operación estrictas que rayan en el sinsentido, cuestionando la validez del esfuerzo que se tiene que hacer, "solo por contar con locaciones bonitas".

Europa es consciente del legado histórico que tiene y a ha optado por establecer lo que a su juicio representa la mejor combinación para aprovecharlo abriéndolo parcialmente a la afluencia turística común y corriente, mayormente sin cultura, lejos de los estándares alcanzables en América latina para Organizadores de Eventos de Altas Especificaciones. Para alcanzar las plataformas superiores de la P.P.O. es necesaria la combinación entre escenarios europeos, su gastronomía y la operación a cargo de organizadores americanos y/o asiáticos.

Los Organizadores de Eventos deben ser cuidadosos de la cultura laboral de cada país (cuidado con los sindicatos y costumbres laborales), así como el estilo de vida e idiosincrasia. A pesar de estar formada por la unión de países organizados, en la mayoría de ellos no existen mecanismos legales suficientes para lograr el cumplimiento contractual de prestadores de servicios, por lo que en caso de enfrentar insuficiencias operativas, resultará complicado exigir el entregable en tiempo real. 

Europa cuenta con infraestructura suficiente y sistemas funcionales para la organización de eventos masivos tanto como de eventos reducidos, todos con pocas posibilidades de convertirse en experiencias memorables. Aunado a lo anterior, debemos subrayar que los costos de producción y operación europea, son de los más elevados en el mundo.

En resumen, pensar en Europa para organizar eventos, equivale a pensar en escenografías dentro de las cuales los protagonistas deberán ser extranjeros para alcanzar niveles cercanos capaces de transformar los programas, en experiencias a un costo alto, comparativamente con Asia o América.